Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Martes, 05 Abril 2016 22:00

Los niños pasan menos tiempo al aire libre que los presos

Escrito por Radio Televisión Vida

Los reclusos que cumplen condena de las cárceles de máxima seguridad pasan una media de dos horas diarias al aire libre. Pero hay un segmento de la población que pasa aún menos tiempo al aire libre: los niños de entre 5 y 12 años, según una encuesta realizada para apoyar la campaña 'Dirt is Good' ("La mugre es buena"), de la marca de detergentes Persil.

 

La controvertida campaña es intencionadamente provocativa, y gracias a ello ha conseguido infinidad de titulares de prensa. El anuncio/reportaje de Persil no muestra niño alguno, sino reclusos de una cárcel de alta seguridad de Indiana (EE.UU.), que reaccionan estupefactos al saber que los chavales de medio mundo (teóricamente, en un régimen de libertad) pasan tan solo una hora al día al aire libre.

Y eso, si son afortunados: un tercio de los niños británicos pasan media hora o menos al día al aire libre. ¿El resto? En el colegio, en el coche, en las múltiples actividades extraescolares o en casa, jugando a la Play o trasteando con el la tablet. La encuesta fue llevada a cabo por una empresa independiente entre 12.000 padres de diez países: EE.UU. Brasil, Reino Unido, Turquía, Portugal, Sudáfrica, Vietnam, China, Indonesia e India.

Los resultados de la encuesta sirven de excusa a Persil (un Ariel anglosajón, para entendernos) para lanzar la campaña publicitaria 'Liberad a los niños. Ensuciarse es bueno', liderada por el popular pedagogo sir Ken Robinson y el director del Instituto Nacional del Juego de Reino Unido, Stuart Brown. La campaña anima a los padres a apuntar a sus hijos en el 'Día de la clase vacía', una jornada de aprendizaje fuera del colegio.

En el controvertido anuncio de Persil van desfilando los internos de la prisión de máxima seguridad de Wabash Valley, que hacen énfasis en la importancia de sus dos horas diarias de "recreo". ¿Qué sucedería si les recortaran esa actividad a la mitad? "Creo que me volvería loco", responde uno. "Sería una tortura", asegura otro. Cuando se enteran de que los chavales apenas pasan media hora escasa al aire libre no dan crédito: "¡Ensuciáte, rómpete una pierna! ¡Eso es parte de la vida!" "Aprende a ser un niño".

La comparación entre presos y niños es muy apropiada, al menos en Estados Unidos, donde se levantan voces que critican la "criminalización de los espacios escolares", señala la página contestataria InfoWars.

El problema del "pánico al recreo" no está circunscrito a las aulas de EE.UU. Este párrafo aparecido en Washington Post podría ser perfectamente extrapolable a España:


"El problema: los chavales están constantemente en postura vertical estos días. Es extraño vera los niños rodando colina abajo, subiendo árboles o girando en círculos simplemente para divertirse. Jugar al corro o corre-que-te-pillo son cosas del pasado. Los tiempos de descanso se han reducido por culpa de las crecientes demandas educacionales, y los niños juegan a duras penas al aire libre, por los miedos de los padres, riesgos de demanda, y los frenéticos horarios de la sociedad moderna".

No hay que ser un lince para encontrar la relación entre estos requisitos de la vida infantil moderna y la creciente incidencia del diagnóstico de déficit de atención, esa no-enfermedad.


FUENTE: blogs.publico (06-04-2016)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.