Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Viernes, 27 Octubre 2017 17:54

El Senado aprueba aplicar el artículo 155 en Cataluña

  • Unidos Podemos, ERC, PNV y PDeCAT votaron en contra
Escrito por Radio Televisión Vida

El Senado ha aprobado, tras seis horas de debate, la aplicación del artículo 155 de la Constitución, una solución extrema e inédita en la democracia, para frenar el proceso independentista de Cataluña, por 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención. La medida, apoyada por el Partido Popular (con sus coaligados Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro), el PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria, supone el cese del presidente de la Generalitat y su Gobierno, la restricción de los poderes del Parlamento catalán, la intervención de organismos y servicios de la comunidad autónoma, como los Mossos d'Esquadra, y la convocatoria de elecciones en una plazo de seis meses.

Fue tras una sesión densa, a menudo bronca y cargada de inquietud por el transcurso del pleno del Parlament catalán. La votación llegó tan solo 45 minutos después de la aprobación en Barcelona de la resolución para declarar la independencia. Se han opuesto al 155 Unidos Podemos y sus confluencias, Esquerra Republicana de Catalunya, Partido Nacionalista Vasco y el PDeCAT.

La aprobación de este precepto constitucional no supone su puesta en marcha sino que solo autoriza al Gobierno a utilizarlo, tras ratificarlo esta tarde el Consejo de Ministros. El fin del trámite en el Senado, que ha durado seis días, ha cerrado unos días vertiginosos en los que el Gobierno y la Generalitat han estado tratando de alcanzar un acuerdo para descongestionar una de las situaciones más complicadas, junto al 23-F, que ha vivido España desde la instauración de la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco.

La sesión, que arrancó a las 10.00 de este viernes, inició su trabajo sobre el acuerdo alcanzado en la jornada anterior por la Comisión conjunta creada ad hoc para tramitar la aplicación del 155. La propuesta constataba la “extraordinaria gravedad en el incumplimiento de las obligaciones constitucionales”, las actuaciones de la Generalitat en contra del interés general y que su presidente, Carles Puigdemont, no atendió el requerimiento planteado por el Gobierno para regresar a la legalidad. En ese sentido, consideraba procedente la aprobación de medidas extraordinarias para garantizarla.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha intervenido al principio para recordar los hechos que han conducido a adoptar esta “decisión excepcional” tras un “proceso continuado de decisiones antidemocráticas, contrarias a la ley y a los valores españoles y europeos” impulsado por la Generalitat y parte del Parlament. Rajoy ha incidido en los cuatro propósitos perseguidos con la aplicación del 155: volver a la legalidad, recuperar la confianza, mantener los niveles de crecimiento perjudicados por la situación y celebrar elecciones en un situación de normalidad institucional.

El PSOE ha mantenido desde ayer y durante toda la mañana una negociación con el PP para que admitiera una enmienda que dejaba en suspenso la activación del 155 si se convocaran elecciones en Cataluña. Sin embargo, ha terminado finalmente por retirar su propuesta. En cambio, tras un forcejeo de horas, sí ha llegado a un acuerdo para que el control de los medios de comunicación públicos catalanes resida en el Parlament tras la aplicación del precepto. Ambos partidos ya habían llegado a un acuerdo ayer para introducir una referencia a que las medidas se apliquen de forma gradual y proprocionada, según la evolución de las circunstancias. En consecuencia, el texto aprobado ha sido suavizado respecto al que aprobó el Consejo de Ministros de la pasada semana. El pleno ha rechazado los votos particulares de Unidos Podemos y ERC.

Dos expresidentes autonómicos socialistas, José Montilla y Francesc Antich, de Cataluña y Baleares, se han ausentado a la hora de la votación. Montilla, con expresión abatida, ha justificado luego su decisión en su condición de expresidente de la Generalitat y ha explicado que tampoco podía votar en contra por la "actitud irresponsable" de las autoridades catalanas, a las que acusó de vulnerar la ley y situar a Cataluña "al borde de un precipicio de incalculables consecuencias". Con todo, comentó a los periodistas que tiene dudas sobre la constitucionalidad de algunas de las medidas aprobadas. Siguió la votación desde la Sala de los Pasos Perdidos del Senado.

En terminos similares se expresó Antich, quien ha asegurado que no podía votar a favor en su condición de expresidente autonómico no podía votar a favor de la intervención de una comunidad. Con todo, el senador socialista afirmó que su partido "ha hecho más esfuerzo que nadie para que hubiera diálogo" y para que se encontrara "una solución sin confrontación".

En la propuesta aprobada, los órganos o autoridades designados por el Gobierno para llevar a cabo la medida ajustarán su actuación en cada caso a la normativa vigente, estatal o autonómica. Asimismo, la revisión jurisdiccional de los actos y disposiciones adoptadas en sustitución de la Generalitat se sujetará a las previsiones de la legislación procesal. Corresponderá a juzgados y tribunales creados o designados por el Gobierno. Una vez acordado el cese del Govern, el ejercicio de sus funciones serán asumidas por el Gobierno.

Endurecimiento

Las medidas aprobadas en el Senado para la aplicación del artículo 155 de la Constitución suponen un endurecimiento respecto a las que aprobó el Gobierno en el Consejo de Ministros el pasado sábado respecto a la potestad disciplinaria de los trabajadores públicos de la Generalitat. El texto refrendado por el Senado, previamente acordado en el comisión, añade que el incumplimiento de las medidas, que será entendido como “incumplimiento del deber de fidelidad a la Constitución y el Estatuto” a efectos de infracciones previstas en la normativa disciplinaria del Estado o la autonomía, se podrá aplicar “sin necesidad de recurrir a informes previos sobre los expedientes disciplinarios”.

Esta variación simplifica el proceso disciplinario y, en consecuencia, substrae las posibles garantías derivadas de los informes previos.

Por otra parte, el texto final suprime dos apartados por ser contrarios a la Constitución sobre las medidas dirigidas al Parlament de Cataluña, en los que se renuncia al plazo de veto en el que el Gobierno se garantizaba que la institución no tramitara iniciativas contrarias al propio artículo 155.

Para ello, la Mesa del Parlament tenía que remitir a la autoridad designada por el Gobierno las resoluciones para que en un plazo de 30 días manifestara su conformidad o no. Asimismo, limitaba al Parlament para debatir o votar enmiendas hasta la designación de esta autoridad no hubiera otorgado expresamente su conformidad o hubiesen transcurrido 30 días desde su comunicación. En el caso de denegación por parte de la autoridad quedaban suspendidos todos los trámites parlamentarios subsiguientes.

La Comisión del 155 del Senado tendrá las facultades de seguimiento y control de estas medidas. Respecto a su duración y revisión, la propuesta deja abierta una puerta a modificar o actualizar las medidas. También a anticipar su cese, caso de que las causas que motivan la aplicación del procedimiento ya no lo hicieran necesario.


FUENTE: elpais.com (27-10-2017)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.