Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Sábado, 07 Enero 2012 17:06

Europa, ¡cuidado!... la tuberculosis se extiende por el continente

Escrito por

Bielorrusia sufre la mayor tasa de la tuberculosis fármacorresistente del mundo, mientras la OMS recuerda que existe una propagación "a un ritmo alarmante" de la enfermedad, muy difícil de tratar, en toda Europa y Asia Central.

 

Hace apenas tres meses, en el marco de una conferencia en Bakú, Azerbaiyán, un alto funcionario de salud de Bielorrusia se reunió en privado con Mario Raviglione, cuyo trabajo aquí en la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra es controlar la propagación de la tuberculosis en todo el mundo.
Bielorrusia necesitaba ayuda. Se acababa de confirmar un estudio que reveló que el 35 por ciento de los casos de tuberculosis en la capital de Minsk eran de tuberculosis multiresistentes a los fármacos: la tasa más alta del mundo jamás registrada de la mortal enfermedad, que requiere hasta dos años de tratamiento y que se cura en Europa Occidental sólo en un tercio de los casos.

"Es una situación trágica real”, dice Raviglione, director del departamento para la Estrategia Alto a la Tuberculosis de la OMS, recordando ese momento con el oficial de Bielorrusia. “Pero ellos hablaron abiertamente sobre esto y necesitaban ayuda, lo que es muy positivo. Durante mucho tiempo, varios países han estado ocultando sus realidades acerca de la tuberculosis fármacorresistente.
La Oficina Regional para Europa de la OMS advierte en un informe del pasado septiembre sobre la propagación de la tuberculosis fármacorresistente, muy difícil de tratar, en toda Europa, haciendo que las capitales relativamente ricas de Occidente se enfrenten al grave peligro de un número mucho mayor de los casos, si la región no se mueve con rapidez para poner en práctica medidas eficaces de control.
El informe, que ahora representa un gran desafío para los expertos en salud universal de Europa, llegó a la conclusión de que “la tuberculosis multirresistente a los fármacos se está propagando a un ritmo alarmante” en Europa y Asia Central, una región que incluye los nueve países con mayores tasas del mundo de tuberculosis resistente a los fármacos entre pacientes recién diagnosticados.

La tuberculosis, una pandemia mundial que causa la muerte de alrededor de 1,4 millones de personas al año, ya ha hecho incursiones peligrosas en el oeste de Europa, sobre todo el centro urbano de Londres, que tiene la mayor tasa de tuberculosis de cualquier ciudad de capital de la región. Londres registra cerca de 3.500 casos al año, un aumento de alrededor del 30 por ciento en la última década.
La propagación de la tuberculosis multirresistente a los fármacos presenta un espectro particularmente sombrío para Europa debido a su falta de límites formales y a la relativa facilidad con que las poblaciones viajan dentro y fuera de los países europeos.
Además, dado que la tuberculosis se transporta a nivel mundial, la Iniciativa de Salud Mundial de la Administración Obama (GHI) y el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, también incluyen la financiación y las estrategias para combatir la enfermedad en gran parte de Asia y África. Este último continente tiene una tasa inestable de coinfección de VIH-tuberculosis que sigue siendo una causa importante de muerte.

Para las personas que abogan por más financiación para la lucha contra la tuberculosis, tanto el GHI como el Fondo Mundial han sido objeto de ataques a causa de niveles relativamente bajos de apoyo, especialmente en comparación con la lucha contra el sida.
Los responsables del GHI rebaten que su enfoque más integral, incluyendo la utilización de fondos para el sida para tratar otras enfermedades y afecciones, permitirá luchar mejor frente a la pandemia de tuberculosis, pero los críticos no están convencidos. Incluso ven las dificultades en Europa como un barómetro general sobre la falta de un esfuerzo concertado de los países para controlar la enfermedad contagiosa.
“Lo que ocurre es que muy pocos países muestran una voluntad política para combatir la tuberculosis”, dice Lee Reichman, director ejecutivo fundador del Instituto Mundial de Tuberculosis en la Escuela de Medicina de New Jersey. “¿Cuál es el punto número uno de la estrategia “Alto a la Tuberculosis”? Es la voluntad política”.

En Europa, Raviglione considera que los países tienen que hacer mucho más. “El verdadero quid de la cuestión es que la gran mayoría de los países europeos se enfrenta a un grave problema, excepto los países bálticos, que están combatiendo la tuberculosis multirresistente de forma eficaz”, dice.
“El problema se deriva de un montón de factores, incluyendo los pobres tratamientos de los regímenes en el pasado, la escasa calidad de algunos fármacos, la falta de reservas de medicamentos para tratar a aquellos con resistencia, y no disponer de las últimas herramientas de diagnóstico”.
Sin embargo, Raviglione dice que la situación podría mejorar notablemente si los países buscan apoyo externo, como es el caso de Bielorrusia, y si siguen ciertos procedimientos.
Señala el ejemplo de Estonia y Letonia en la región del Báltico, que han reducido drásticamente el número de casos de tuberculosis en los últimos 15 años. La razón principal de su éxito, según varios expertos, es que ambos países tenían una fuerte voluntad política para combatir la tuberculosis, incluyendo la asignación de fondos para la lucha contra la tuberculosis.

En la capital estonia de Tallin, Piret Viiklepp, la responsable del Registro de Tuberculosis de Estonia en el Instituto Nacional del Departamento de Salud, dice que el país ha sido capaz de reducir su tasa de tuberculosis a la mitad desde 1998 a causa de su apoyo político. Esto fue especialmente importante, explica, en los años posteriores a la desintegración de la Unión Soviética en 1991, cuando los países que una vez estuvieron en la órbita soviética, como Estonia, se quedaron con las economías destrozadas y los sistemas de salud sumidos en el caos.
“Tuvimos el apoyo y el compromiso político al más alto nivel de nuestro gobierno”, dijo Viiklepp. “Sabíamos que controlar la tuberculosis es rentable: ahorras cuando detienes la propagación de los casos”.

FUENTE: La Información.com (07/01/2012)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.