Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Miércoles, 16 Enero 2019 11:56

2019: El año de decretar con gran cambio rápido

  • Jennifer LeClaire, Fort Lauderdale, Florida
Escrito por Radio Televisión Vida

"Yo decreto y declaro". Estas son cuatro palabras que oímos clamar a los guerreros de oración dentro de la ardiente batalla, pero muchas veces sin una revelación experimental del poder de un decreto.


En 2019, Dios les mostrará el poder del decreto seguido de un rápido gran cambio. Él está derramando revelación sobre Job 22:28 a los creyentes, quienes pueden creer que autoridad delegada de Cristo nos coloca no solamente como sacerdotes que piden, sino también como reyes que decretan y ven una respuesta inmediata en el ámbito físico.

Oí decir al Señor: "Demasiados miembros de Mi pueblo están suplicándome que haga lo que Yo ya prometí hacer. Son demasiados aquellos que están presentando súplicas, intentando negociar conmigo para que Yo haga Mi voluntad revelada, pidiendo y clamando desde un lugar de esperanza en lugar de fe. Pero Yo estoy llamando a Mi Cuerpo a levantarse y declarar lo que ya dije, a profetizar lo que Yo ya dije, a declarar lo que Yo ya he dicho y a hacer que Mi voluntad y Mi Reino se establezcan en la Tierra.

"Hay un tiempo para todo bajo el Cielo. Hay un tiempo para orar la oración de fe. Hay un tiempo para batallar con una palabra profética. Hay un tiempo para hacer súplicas. Hay un tiempo para emitir una oración de consagración. Pero en esta época Yo estoy mostrando el poder de un decreto emitido por la dirección de Mi Espíritu a través de un corazón de fe. Asimismo se realizará lo que tú determines".

Job 22:28 (RV1960) nos asevera: "Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, y sobre tus caminos resplandecerá luz". En distintas traducciones este versículo se ilumina de forma interesante. Por ejemplo, la Nueva Versión Internacional nos dice: "Tendrás éxito en todo lo que emprendas, y en tus caminos brillará la luz". La versión TLA dice: "Entonces te irá bien en todo lo que hagas, y tu vida estará siempre iluminada". En la versión Biblia de las Américas (LBLA) se espresa esta verdad así: "Decidirás una cosa, y se te cumplirá, y en tus caminos resplandecerá la luz". Y la traducción Nueva Biblia Viva (NBV) nos asegura: "¡Todo lo que desees se cumplirá! Y la luz del cielo iluminará tu camino delante de ti."

 

¿Qué es un decreto?
Podemos decretar la Palabra de Dios o la voluntad revelada de Dios a través de la profecía. Hay poder en la Palabra de Dios. El Cielo y la Tierra pasarán, pero Su Palabra permanecerá para siempre (ver Mateo 24:35). Su Palabra es vida para quienes la hallan y sanidad para sus cuerpos (ver Proverbios 4:22). Su Palabra prolongará sus vidas y les dará paz (ver Proverbios 3:1-2). La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre (ver Isa. 40:8). Su Palabra es espíritu y vida (Juan 6:63). Su Palabra es verdad (ver Juan 17:17). Su Palabra es pura, son como la plata refinada, siete veces purificada en el crisol (Salmos 12:6).

Hebreos 4:11-16 (DHH) explica: "Debemos, pues, esforzarnos por entrar en ese reposo, para que nadie siga el ejemplo de aquellos que no creyeron. Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón. Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él; todo está claramente expuesto ante aquel a quien tenemos que rendir cuentas. Jesús, el Hijo de Dios, es nuestro gran Sumo sacerdote que ha entrado en el Cielo. Por eso debemos seguir firmes en la fe que profesamos. Pues nuestro Sumo sacerdote puede compadecerse de nuestra debilidad, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; sólo que él jamás pecó. Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de necesidad".

Un decreto es algo más que confesión positiva. Un decreto es "una orden que normalmente tiene la fuerza de ley" (adoptado del diccionario Merriam-Webster, en inglés). Dios espera que nosotros sigamos Sus decretos (Levítico 18:4). El enemigo también tiene la obligación de obedecer una declaración profética en el nombre de Jesús, el nombre ante cual toda rodilla debe doblarse y toda lengua confesar que Él es Señor (ver Romanos 14:11).

En este año, Dios está demostrando el poder del decreto porque esto puede ser la gota que haga rebosar un cuenco de intercesión.


Jennifer LeClaire es la fundadora de los ministerios de Jennifer LeClaire y directora de la casa de oración Awakening House of Prayer en Fort Lauderdale (Florida), cofundadora de AwakeningTV.com, componente del grupo de liderazgo de New Breed Revival Network; y autora de varios libros, incluidos The Next Great Move of God:An Appeal to Heaven for Spiritual Awakening; Mornings With the Holy Spirit, Listening Daily to the Still, Small Voice of God; The Making of a Prophet y Satan's Deadly Trio: Defeating the Deceptions of Jezebel, Religion and Witchcraft.

 

FUENTE: La lista de Elías (16-01-2019)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.