Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Jueves, 08 Septiembre 2016 09:08

¿Estás llevando a cabo lo que se empezó con la palabra profética de Dios?

Escrito por Radio Televisión Vida

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Santiago 1:22

Vamos a ser sinceros, a menudo es muy emocionante recibir una palabra del Señor. Tanto si es algo que recibimos directamente de Él como si es algo que fue profetizado sobre nosotros por otra persona, una palabra profética a menudo nos confirma, guía y anima. La pregunta es: ¿estamos realmente recibiendo lo que nos ha sido compartido?

Ha de haber el entendimiento que hay un PROPÓSITO para una palabra dada. El Espíritu de Dios no habla solamente para provocar emociones y la piel de gallina. Una palabra profética lleva consigo un mandato del cielo. El problema es que muchos reciben una palabra del Señor y luego no hacen nada con ella. La emoción es efímera y se convierten en "admiradores de la palabra", clamando por otra palabra cuando no han hecho las primeras tres cosas que el Señor les dijo que hicieran. ¡No administran la palabra! ¿Qué pasaría en tu trabajo si tu jefe te diera instrucciones
y vez tras vez no las llevabas a cabo?

Es importante que comencemos a dar urgencia a la dirección del Señor. Esto incluye a la palabra escrita, o "logos". Algunos "admiradores de la palabra" nunca abren la Biblia y se preguntan por qué hace tanto tiempo que no reciben una palabra "rhema" o palabra hablada del Señor. Yo te animo, si hace tiempo que no has tenido una palabra fresca, ¡lee la Palabra! Te prometo que si tienes un corazón receptivo mientras lees la Biblia, te dará dirección en los temas de tu vida que la han estado necesitando. Provocará la revelación en ti. Te penetrará y te traerá sanidad. Aunque la "rhema" puede ser muy refrescante, ¡nunca debemos de abandonar al "logos"!

Cuando se trata de recibir esa palabra hablada, no dejen que caiga en suelo yermo. Tenemos que cultivar nuestros corazones para que la palabra produzca el fruto esperado en nuestra vida. ¿Cómo se hace eso? De la misma manera que cuidaríamos una tierra natural de la cual esperamos una cosecha. La tierra tiene que ser preparada, cuidada y regada.

Pasos para cuidar la palabra

Quiero ofrecer unas sugerencias rápidas para cuidar la palabra en sus vidas. Espero que cuando Dios les hable, lo reciban y corran con ello hasta la meta. ¡Una palabra dada les traerá la victoria si la llevan hasta su destino planeado!

1. Colóquense para recibir. En mi experiencia, el hambre a menudo atrae la palabra a nuestra vida. Claro que a veces el Señor habla cuando no lo estás buscando, pero hay algo en el hambre y la desesperación que atrae la atención del Cielo. El ciego Bartimeo paró a Jesús en frío porque estaba desesperado y colocado en posición para recibir.
Tengan un corazón lleno de expectativas y del deseo de la voluntad de Dios para su vida. También tienen que cuidarse de no precipitarse cuando no tienen dirección, corriendo ciegamente, sin la guía del Padre. ¡Oren y confíen en Su dirección!
"Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos". Proverbios 3: 5-8

2. Capturen la palabra. Yo siempre le aconsejo a la gente que han recibido una palabra que la apunten tan pronto como sea posible. La tecnología nos ha ayudado mucho en este sentido porque la podemos grabar mientras la están diciendo, o volver y buscar una reunión que está grabada y apuntar lo que se dijo. Para mí, anotar la palabra, o por lo menos tener un archivo de voz con ella a mano, es el primordial paso en nuestra recepción de la palabra como algo propio nuestro, es hacer nuestra parte. Tenerla a mano es importante para otra clave de la que hablaré en seguida.
"Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará". Habacuc 2: 2-3

3. Cuiden la palabra. Cuando reciben una palabra profética, es importante que sean fieles para administrar esa palabra. Oren con ella, léanla, repítanla, ¡e incrústenla en su espíritu! ¡Tienen que hacer equipo con esa palabra en sus vidas! La palabra griega rhema se usa en Efesios 6:17 la llaman la espada del Espíritu. Cuando el enemigo viene hacia ti para traer la duda y dificultar el destino en tu vida, es con esta palabra rhema que luchas contra él. Cuando el diablo te dice que no podrás y no lo harás, recuérdale lo que dice tu palabra. ¡Anímate a ti mismo con la palabra rhema pronunciada sobre tu vida
"Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios"; (Efesios 6:17)

4. Actúen sobre la palabra. Hablando de cosas prácticas, si Dios les ha llamado a ir a las naciones y no tienen pasaporte, ¡obténganlo! Cuando reciben una palabra del Señor, hay ciertas cosas naturales que probablemente pueden empezar a hacer. Si han recibido una palabra que les dice que van a escribir un libro que ministrará a las multitudes, empiecen a buscar el Señor y ¡comiencen a escribir! Es muy improbable que una caja de libros ya publicados vaya a aparecer en su puerta si nunca dan el primer paso y empiezan a escribir el primer capítulo. Claro que hay cosas que dependen del tiempo de Dios, pero no se debe tratar a cada palabra como si fuera un huevo al que hay que incubar hasta que salga del cascarón. ¡A veces hemos de actuar!
"Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría". Eclesiastés 9: 10

5. Confíen en el momento oportuno de la palabra. Permítanme ser claro que no creo que sea sabio recibir una palabra y entonces salir a todo gas a hacerla cumplir tú mismo en el minuto siguiente. Una palabra profética a menudo lleva dentro un tiempo designado. Cuando David fue ungido como rey, todavía cuidó a las ovejas durante un periodo de tiempo antes de acceder al trono. Yo creo que Dios le estaba entrenando durante este tiempo.
No desprecien un tiempo de entrenamiento ya que Dios lo usará para establecerles para donde van a ir. Tengan cuidado de no permitir que lo que podría parecer una demora les desanime y renunciar a lo que el Señor ha hablado sobre ustedes. Confíen en el Señor y en el momento oportuno de Su palabra. El que se lo pronunció es fiel y ¡no se aflojará con respeto a Su promesa!
"Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié". Isaías 55:11

Si eres fiel en administrar la palabra que Dios te ha dado, será una bendición en tu vida conforme observas como la palabra se manifiesta. No seas un "admirador de la palabra", que ni siquiera sigue las primeras instrucciones, pero aun así va corriendo para recibir palabra tras palabra, buscando la emoción del momento, pero faltando en la longevidad que viene de ser fiel a lo que el Señor ha dicho hace tiempo. Más sean como el granjero fiel: arando, cultivando y regando lo que ya ha sido sembrado. ¡Mira como crece en ti y disfruta de la cosecha al ver su cumplimiento!

Jason Tanksley
Impact International Ministries of Bristol, VA
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Sitio web: www.impactinternationalchurch.com

Jason Tanksley comenzó su ministerio después de recibir capacitación y servir con su padre espiritual, Ryan LeStrange. Como pastores de campus, Jason y su esposa Robin, dirigen el ministerio Impact International Ministries en Bristol (Virginia), centro creciente y próspero de avivamiento en el suroeste de Virginia. El deseo del corazón de Jason es ver que se enciende el propósito y el destino en los demás, y ver que arden con un fuego con avivamiento que transformará sus familias, ciudades y regiones. Jason y su esposa Robin tienen cuatro hijos y residen en Bristol (Virginia).

 

FUENTE: La Fuente de Elías (08-09-2016)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.