Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Miércoles, 11 Noviembre 2015 16:12

Natum: interactuar con Jesús

  • Una joven empresa de Barcelona crea aplicaciones digitales con cuentos para transmitir historias bíblicas y valores cristianos a niños, generar trabajo y apoyar proyectos misioneros
Escrito por

Un vegetal crece a partir de una semilla. Nace. Un astro empieza a dejarse ver en el horizonte. Nace. Un animal sale del vientre de su madre o de un huevo. Nace. El agua brota en una dirección y crea un río. Nace. Alguien tiene un don para tocar el violín o para narrar historias. Nace un músico o nace un escritor. Una idea surge de otra. Nace. Una persona decide seguir a Jesús. Nace. Nace de nuevo. Cree. Y tiene vida eterna.


Un niño empieza a interesarse por el mundo que le rodea. Otra forma de nacer. Y eso, es lo que quiere aprovechar Natum Digital Content (Natum significa Nacido en latín), una joven empresa de Barcelona que acaba de lanzar al mercado dos aplicaciones informáticas (App para los amigos) destinadas, especialmente, a niños entre 2 y 12 años, con el objetivo de transmitir las enseñanzas de la Palabra de Dios de una forma sencilla y práctica, utilizando historias bíblicas con valores cristianos.


De momento, ya se pueden descargar las historias Mi montaña favorita —la historia de los panes y los peces— y La oveja perdida, aunque ya están preparando dos historias más para los próximos meses, con la sorpresa de una muy original sobre la Navidad. Las aplicaciones tienen un precio, cada una, de 2,99€ y pueden descargarse a través de AppStore para iPad, aunque el objetivo de la empresa es ofrecerlas también en un futuro para iPhone y dispositivos Android.

¿Quién forma Natum? Se crea a partir de un grupo de inversores y, tal como comentan ellos mismos, "gente loca con una misión clara" entre las que se cuentan varios profesionales de la comunicación y el mundo digital. Pero son tres sus caras visibles: Miguel Borham, Keila Olmo y Susanna González. Tal como cuentan ellos mismos, podríamos resumir que Miguel se encarga del arte conceptual, las ilustraciones y la promoción; que Keila es la responsable de escribir las historias, componer y cantar las canciones, montar audio y vídeo y crear los juegos interactivos, y que Susanna coordina y lleva el tema de la gestión. Podríamos, pero quizá sería demasiado simplista.

Keila Olmo es la cara más risueña del grupo. Y, con 27 años, la más joven. Es una artista multidisciplinar que, según ella, es una "apasionada por la ilustración, la música, las misiones, Dios, los cuentos infantiles, los cafés, los tés, el diseño gráfico, las fuentes tipográficas, las buenas historias y las camisas de cuadros". Todo eso, seguro, es resultado de una infancia que recuerda "con la nariz pegada detrás de cuentos, cantando o con las manos manchadas de pintura" y con unos padres que, "con un aire de preocupación", formularon la frase: "Será una artista". Y sí, estudió Publicidad, dibuja como los ángeles y tiene su propio grupo musical, Papel Maché, una formación con reminiscencias pop, unas gotas de rock y un aroma constante folk que va de los ritmos celtas al flamenco pasando por el bluegrass.


Una mezcolanza total, vaya, como ella misma, que define a Natum como "un equipo de gente apasionada por Jesús y por el arte", a lo que Miguel añade "y por los niños y por la tecnología". En el caso de Miguel Borham (sí, apellido poco habitual por estos lares que se explica por un padre australiano. La madre, eso sí, española), nos encontramos con otro risueño personaje, aunque la barba algo hipster le otorga un halo distinto.

 

Esa dualidad geográfica de los padres explica su propio cóctel personal: creció, como él dice, "en la estepa manchega" (se crió en Talavera de la Reina), vive en Barcelona, forma parte de una iglesia en Vilanova i la Geltrú y es fan de uno de los clubes más auténticos del mundo mundial, el Sporting de Gijón. Se instaló en la capital catalana para trabajar como animador 3D en una empresa, ha ilustrado libros como Igleburger (de Álex Sampedro, ese libro que compara con humor la vida espiritual de muchas iglesias consumistas con el sobrepeso que provoca la comida rápida) y ¿Play? (libro de Josué Enfedaque que nos acerca a la Biblia a través de personajes de videojuegos) y hasta la portada (deliciosa) de un grupo de pop indie con nombre de inicio de carta, My Dear Flotsam. Natum, trabajando en equipo. / Jordi Torrents Miguel considera que su profesión, aunque haya escépticos sobre el tema, está llena de arte: dibujar, crear, ilustrar, imaginar mundos e historias, aunque no todo es tan bonito en su vida, ya que admite que uno de sus hobbies es "pagar la cuota de un gimnasio para no ir nunca".

 

La tercera cara visible del proyecto es Susanna González, organizada y meticulosa a la hora de gestionar y promover el trabajo de Natum. Como madre de dos niños, Ibai e Itziar, tiene claro que "hace falta material de calidad para que lo use toda la familia". Según Susanna, el objetivo de Natum es "crear historias para transmitir valores cristianos usando las nuevas tecnologías y sirviendo de ayuda, especialmente, a padres y maestros". Y todo ello sin olvidar que el proyecto "permite crear una pequeña empresa" para dignificar y dar valor al trabajo creativo que hay detrás, así como apoyar a proyectos misioneros con el 80% de los beneficios.

 

Las ilustraciones de Miguel, a medio camino entre el cómic clásico de línea clara y el manga japonés, son la base visual de las historias de Natum, aderezadas con la potencia de los textos —en castellano, catalán e inglés—, la música de Keila y unos cuantos extras en forma de juegos, puzzles o hasta la posibilidad de colorear y descargar dibujos la mar de resultones. Y todo para conseguir que cualquier niño o niña que maneja una tablet o un teléfono móvil, con una naturalidad pasmosa en una generación ya 100% digital, cuente con una herramienta que le hable de Dios, de un Dios vivo y presente en cualquier cosilla del día a día, no escondido en un púlpito de domingo.

 

Tal como canta la voz quebrada y cálida de Keila, "si tu eres mi pastor, no tendré ningún temor. Si viene un lobo feroz, lo atacas cual león". Esa es la filosofía de Natum: historia, mensaje, entretenimiento y valores. Y todo, en cuentos de no más de cinco minutos, perfectos para explicar antes de ir a dormir, para usar en la escuela dominical o para ese ratillo perdido que, de repente, se llena con un juego de frutas de colores o de un fontanero bonachón que va de aquí para allá. Desde Natum tienen claro el valor añadido de su propuesta, basada en los valores y en dar a conocer a Jesús. Y recuerden: ese lobo que aparece en la historia de La oveja perdida al final...ah no, que no me permiten spoilers. Las apps apuntan a un público infantil con historias bíblicas. / Jordi Torrents Para más información y, claro, para descargar las Apps: Web oficial de Natum o directamente en el App Store de Apple.

FUENTE: protestante Digital (11-11-2015)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.