Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Viernes, 28 Junio 2013 18:26

Déjate Llevar

  • En las manos de Dios debemos confiar
Escrito por
Éxodo 4: 1-17, En estos días Dios nos está hablando muy claramente que debemos rendirnos y entregarnos completamente a Él.
Aquí en éste pasaje de Las Escrituras que mencionamos, encontramos el llamado que Dios le hizo a Moisés de sacar a su Pueblo de la esclavitud de Egipto, del cual vamos a sacar preciosas enseñanzas para nuestras vidas.
 
A Moisés Dios lo llevo por distintas circunstancia, comenzando por un milagro tremendo sobre su vida cuando era un bebe, fue librado de la muerte y recibido en el palacio real donde fue preparado para reinar.
 
A los cuarenta años  él ya se sentía capacitado para hacerlo de tal manera que en una oportunidad quiso hacer justicia a sus hermanos hebreos y termino matando a un egipcio, y como consecuencia de esto al sentirse descubierto tuvo que huir al desierto, todo esto provenía de las manos de Dios, porque el Alfarero Divino quería trabajar sobre su vida.
     
Cuarenta años pasaron y Dios lo llama desde una zarza que no se consumía y le comisionó para que sacara a su Pueblo de Egipto.
 
En primera instancia Moisés no acepta la encomienda, porque no se sentía capacitado. La escuela de Dios en el desierto lo quebró de tal manera que produjo en él esta sensación de incapacidad, que por otro lado debemos decir que es el requisito indispensable para poder ejercer el ministerio.
 
Si tu te sientes capaz déjame decirte que no estas preparado para servir a Dios. Hay muchos que quieren hacer cosas para Dios, desean hacer esto y aquello, pero Dios no nos ha llamado a  hacer cosas para Él, ni servirle en nuestras fuerzas, porque nuestras obras dice Dios: “Son como trapos de inmundicia delante de Él”. Es por eso que cuando venimos a Dios, Él quiere que le entreguemos todo, las cosas malas y las buenas de nuestro pasado se lo debemos entregar, para que no le sirvamos en nuestras fuerzas. Dios quiere que le sirvamos en sus fuerzas.
 
Una cosa es hacer cosas para Él y otra muy distinta es que Él haga a través nuestro.
 
Los cuarenta años en el desierto de Moisés habían producido algo muy importante y era reconocer su incapacidad para servir a Dios, pero eso no es todo lo que se necesita, después de reconocer la incapacidad viene la rendición en las manos del Señor para que Él haga a través de nosotros, y esto último se ve que Moisés todavía no lo había entendido.
 
Porque en su conversación con Dios sigue argumentando su incapacidad y ésta ahora se transforma en una traba porque seguía pensando que tenía que servir a Dios en sus fuerzas.
 
Moisés argumenta su tartamudez, Dios le dice que Él lo puede sanar, al final como consecuencia de la testarudez de Moisés, Dios le dice que su hermano podía suplir dicha falencia. Dios hablaría a Moisés, éste se lo diría a Aarón su hermano y éste último al pueblo. ¡¡ Qué complicación!! Dios es Simple y sencillo, a veces tiene que complicar las cosas porque nosotros por nuestra falta de rendición complicamos todo.
 
La actitud de Moisés podemos decir que tenía cara de humildad, pero al final, llegamos a la conclusión que seguía siendo un orgulloso, tenía miedo de hacer el ridículo. Debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y dar el siguiente paso que es entregarnos en las manos de Dios diciéndole: Señor Yo no puedo soy débil obra Tú a través de mí.
 
Todo el trato de Dios sobre nuestras vidas es para llevarnos a éste punto. “Aprender a dejarnos llevar por Él”.  Éste trato de Dios en algunos lleva más tiempo que en otros, todo depende de la disposición que tengamos a entregarnos.
 
Si nos rendimos todo será más fácil y rápido. Si nos resistimos estaremos eligiendo el camino más difícil y todo será más duro y trabajoso.
 
Hay dos hombres que encontramos en la Biblia que me gustaría mencionar, los dos fueron conscientes que habían acabado la carrera y que habían cumplido el propósito de Dios en sus vidas.
 
Jacob el patriarca y Pablo el Apóstol de los gentiles. 
 
El primero llegó al final de su carrera, un tanto magullado: ciego engañado por sus hijos como un niño, el trato de Dios fue duro y difícil.
 
El segundo llegó al final de su carrera como un campeón. Diciendo: He acabado la carrera, etc
 
La diferencia estuvo en que el primero fue rebelde duro engañador, siempre estuvo resistiendo a Dios.
 
El segundo fue más dócil en las manos del Alfarero Divino y todo parece como si hubiera sido más fácil y rápido.
 
Tu eliges ¿quieres que Dios obre rápidamente? Ríndete, Déjate llevar por Dios.
 
Ponte  en las manos de Dios como el Arpa eólica: Se dice que ésta, está formada por una cantidad de cuerdas musicales, arregladas armoniosamente, y luego se la deja para que los dedos invisibles del viento la toquen al rozar sobre sus cuerdas, se cuenta  que surgen al aire acordes casi Divinos, como si un coro de ángeles estuviera tocando el instrumento.
 
Déjate tocar por el Espíritu De Dios y seguramente fluirán de ti, notas celestiales.
 
Que Dios te bendiga.
 
Ernesto Lozano

Ernesto Joaquín Lozano Quinteros.

Pastor y comunicador cristiano. Argentino, naturalizado español, con más de 30 años en el ministerio, pastoreando varias congregaciones en Argentina y desde Marzo del 1997, radicado en España, uniéndose al Ministerio A Los Pies del Rey desde Enero del 2011, compartiendo el ministerio pastoral de la Iglesia Nuevo Nacimiento en Murcia y Levántate y Resplandece en la Ciudad de Águilas, Murcia. Conduce actualmente varios programas en Radio y Television Vida: Historias Para Contar, Todos Somos Familia, y Más Allá De Nosotros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « La misericordia La Tentación »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.