Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Martes, 23 Abril 2013 18:45

¿Qué busca Dios?

Escrito por

voy a tratar de responder a la pregunta del título, porque me sorprendió cuando Dios puso este versículo en mi corazón, porque nunca me había parado a pensar ¿qué es lo que busca Dios?, nosotros buscamos muchas cosas, y muchas veces buscamos a Dios por motivaciones egoístas, pero… ¿qué es lo que busca Dios?...,

Hay una sola cosa que se nos diga en la Biblia que Dios busca, y esa única cosa que Dios busca, se encuentra en el evangelio de Juan 4:23
 
23 Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren.” 
 
Es curioso, y a la vez parece mentira que en ningún sitio de la Biblia, se nos diga que Dios busca personas que lo amen de verdad, o que lo amen en verdad, tampoco se nos dice en ningún sitio que Dios busca personas que le sirvan de verdad y de corazón, ni tampoco se nos dice que Dios busque personas que le obedezcan, es verdad que manda todas estas cosas, pero no se nos dice que Él busque personas ni que lo amen, ni que le sirvan, ni que le obedezcan, solamente se nos dice concretamente que Dios busca personas que lo adoren en espíritu y en verdad.
 
Esta curiosidad, que en un principio puede sorprendernos, tiene una explicación muy sencilla, y es que, aunque nosotros obedezcamos a Dios, si tan solamente obedecemos a Dios, eso no es suficiente, eso puede salvarnos, el que obedezcamos a Dios puede salvarnos, pero eso no es lo que Dios desea, por ejemplo, yo tengo una hija, y me gusta que me obedezca, deseo que me obedezca, pero me parecería muy pobre una relación con mi hija que se basara exclusivamente en la obediencia, yo espero algo más de mi hija, espero que ella me ame también.
 
Pero una relación basada solamente en el amor, eso evidentemente agrada a Dios, pero tampoco es suficiente, porque a veces el amor, como dice el dicho, es ciego, y a veces podemos actuar de forma incorrecta, fruto de la ceguera que puede producir el amor, o el aparente amor, o sentimientos que nosotros asociamos al amor, y esos sentimientos pueden impedirnos entrar en una correcta relación con Dios, por eso Dios no busca personas que lo amen solamente.
 
Una vida de servicio, tampoco es suficiente, por el mismo motivo que la obediencia por sí sola no es suficiente. A pesar, insisto, que lo único que agrada a Dios, o mejor dicho, las únicas buenas obras que podemos hacer, es la obediencia, y por tanto parecería lógico que lo que Dios busca, sea a personas que lo obedezcan, también nos podría sorprender, porque lo que Dios pide en el primer y más grande mandamiento es que lo amemos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas, por lo que también parecería lógico pensar que lo que Dios busca, son personas que lo amen de esa forma, y podríamos confeccionar una lista de personas que a priori, según nuestra lógica humana, nos parecería que son las personas a quienes Dios busca, pero según la lógica de Dios, esa lista se reduce a tan solo una cosa, Dios solo busca personas que lo adoren en espíritu y en verdad, y esto tiene una explicación muy sencilla, y es que solo a través de la adoración se puede establecer una relación correcta, completa y perfecta entre las personas y Dios.
 
Como os he estado diciendo, cada cosa por sí sola establece una relación incompleta, una relación que se queda coja, pero cuando hay una relación de adoración en espíritu y en verdad hacia Dios, la relación se completa, es una relación que abarca todas las áreas, todas las esferas de la persona y por tanto, por eso Dios busca adoradores que lo adoren en Espíritu y en verdad, porque la adoración incluye todas las demás cosas; el amor, la obediencia, el servicio, etc., todo está incluido en la adoración en espíritu y en verdad, como iremos viendo a lo largo del programa.
 
Dios no busca personas que solo lo amen, porque la relación entre esa persona y Dios se quedaría incompleta, tampoco busca personas que lo obedezcan, porque obediencia sin amor, por ejemplo, quedaría también incompleta, por eso Dios busca adoradores que lo adoren en espíritu y en verdad, porque de esa manera, como decía antes, se establece una relación correcta, completa y perfecta entre las personas y Dios.

TRES MATICES QUE IMPLICA LA ADORACIÓN

Vamos a ver tres matices que implica la adoración, porque a veces confundimos alabanza con adoración, pero la adoración va mucho más allá que la alabanza, porque la alabanza es solo una expresión externa de júbilo en la que se resaltan las virtudes y cualidades de quien es alabado, pero la adoración es mucho más profunda, porque se entra en un estado de relación íntima entre el adorador y el que es adorado.
 

 
1º.- La adoración implica un profundo amor
 
Entre las muchas palabras que en hebreo y griego se traducen por la palabra adorar, porque hay muchas palabras que se pueden traducir al castellano como adorar, entre todas estas palabras que se pueden traducir por adorar, hay una palabra curiosa que se traduce como adorar y que relaciona la adoración con el amor, esta palabra que a veces se traduce como adorar, literalmente es besar.
 
Creo que todos sabemos que salvo pequeñas excepciones, como por ejemplo el beso de Judas, el beso es una muestra externa de amor, hay personas que somos más besuconas, y otras que lo son menos, pero el beso, en condiciones normales, siempre expresa amor, porque incluso el simple saludo con un beso, es una muestra de amor, porque por quien no siento nada, lo suelo saludar dándole la mano, aunque desgraciadamente, cada vez más se está desvirtuando esta expresión de amor en el saludo, y cada vez más se utiliza el beso como un simple saludo, aún hacia la gente que ni siquiera conoces, pero esto, en general, es una consecuencia de la devaluación del amor, ya que cada vez más las expresiones del amor, se utilizan más sin amor, por la creciente devaluación del auténtico amor, por la confusión que Satanás siembra acerca de todo lo creado y establecido por Dios, a fin de desvirtuar y hacer perder lo bello que Dios ha hecho todas las cosas.
 
Tenemos un ejemplo claro de esto que estoy diciendo, de que todo lo que Dios ha hecho como expresión del amor, Satanás lo está desvirtuando, además de en el beso, lo tenemos en las relaciones sexuales, porque Dios las creó como una expresión sublime de la consumación del amor en el matrimonio, y Satanás se ha encargado de desvirtuarlo, degenerarlo  y crear tal confusión en la sociedad, que hoy en día, personas que apenas se conocen, ya están manteniendo relaciones sexuales, llegando al extremo a veces, de que se acuestan juntos sin ni siquiera saber cómo se llaman, pero no por eso, las relaciones sexuales, en el contexto normal, han dejado de ser una expresión de amor en el matrimonio.
 
Pues con el beso, pasa lo mismo, a pesar del mal uso que se pueda hacer de él, el beso es realmente una expresión de amor, aunque a diferencia de las relaciones sexuales, que son una expresión del amor eros, el beso es una expresión de amor en todos los sentidos del amor, es decir, el beso también puede ser una expresión del amor eros, pero el beso también es una expresión del amor filial (el amor que se da entre amigos), el beso, también es una expresión muy bonita del amor storgos (que es el amor que produce el afecto natural como es por ejemplo el amor entre padres e hijos) y el beso también es una expresión del amor agape, que es el amor incondicional de Dios, y el amor que Dios pone en nuestro corazón.
 
Por eso varias veces, en las cartas, en las despedidas, el apóstol Pablo dice saludaos unos a otros con beso santo, pero en otra carta dice saludaos unos a otros con beso de amor, porque el beso es una expresión del amor de Dios, es una expresión que Dios ha creado, y podemos verlo en que en cualquier sociedad, en cualquier tribu, por atrasada que esté, el beso es una expresión de amor.
 
Cuando besamos de corazón a alguien, le estamos expresando y transmitiendo nuestro amor, del tipo que sea, y la revés también es cierto, cuando amas a alguien, e insisto, sin importar que tipo de amor, deseas besarlo, porque Dios estableció el beso, como una señal o expresión externa del amor, por tanto, cuando traducen algunas veces besar como forma de adoración, es porque la adoración debe de llevar implícito el amor, y la adoración debe de ser también una expresión externa del amor que sentimos por Dios.
 
Yo no puedo adorar a Dios en espíritu y en verdad, si no amo a Dios con todo mi ser, porque mi espíritu, por así decirlo, es la parte más profunda de mi ser, y es con lo que puedo relacionarme íntimamente con Dios, por lo que cuando adoro a Dios en espíritu y en verdad, le estoy expresando todo el amor que siento por Él, en la máxima intensidad que puedo, porque al adorarlo, mi espíritu se une al Espíritu Santo, y queda fundido como en un “beso espiritual”, donde hay una transmisión mutua de amor, donde nosotros podemos expresar íntimamente el profundo amor que sentimos por Dios, sin necesidad de palabras, derramo todo el amor que siento por Dios, y Dios me hace sentir su amor, que es como un bálsamo, porque el amor de Dios sana nuestras heridas, el amor de Dios, llena el vacío que podamos tener en nuestro interior, el amor de Dios satisface toda necesidad humana, ya sea natural, emocional o espiritual, pero para que eso se produzca, necesitamos fundirnos con el Espíritu Santo en una adoración intensa e íntima, para que el amor de Dios pueda convertirse de verdad en ese bálsamo que necesitamos.
 
Pata terminar este matiz de la adoración, quiero resumir lo dicho hasta ahora diciendo que si queremos adorar a Dios en espíritu y verdad, tenemos que amar a Dios con todo nuestro ser, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas, porque cuando amamos a Dios de esta manera, estamos adorando a Dios.
 
A veces nos confundimos entre lo que es adoración y lo que es la alabanza, la alabanza es una expresión externa en la que resaltamos las virtudes y las cualidades que el ser amado tiene, como por ejemplo cuando le decimos a Dios tú eres grande, eres poderoso, lo estamos alabando porque estamos resaltando cualidades, pero la adoración es realmente algo interno que fluye desde nuestro interior y que nos une y nos conecta con lo profundo, con el profundo amor de Dios. Es como cuando el discípulo amado, el apóstol Juan, se recostaban sobre el pecho de Jesús, no se necesitaban palabras entre Jesús y Juan, ambos podían sentir el amor tierno que se tenían, y la adoración es esa intimidad con Dios, motivada por el amor.
 
Vamos a ver ahora lo segundo que implica la adoración.
 
2º.- La adoración implica admiración y reverencia.
 
Quiero que leamos un versículo que se encuentra en el evangelio de Juan 20:28
 
28Entonces Tomás respondió y le dijo:  
 --¡Señor mío y Dios mío!”
 
Para entender la admiración y el sentimiento de reverencia que siente Tomás, hay que conocer el contexto en el que se desarrolla este episodio en la vida de Tomás.
 
Jesús, después de resucitado, se apareció a los discípulos, pero no estaba Tomás, cuando los discípulos se lo cuentan, él les dice: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos, y meto mi mano en su costado, no creeré.”¸entonces, al cabo de unos días, Jesús se les vuelve a aparecer, pero esta vez, sí que está Tomás presente y Jesús, dirigiéndose a Tomás, le dice: “Pon aquí tu dedo y mira mis manos; acerca tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.”, por lo que hay dos cosas fundamentales que hacen que Tomás quede admirado, primero la forma de irrumpir Jesús en el lugar donde estaban reunidos, ya que el lugar estaba cerrado, y Jesús entró sin atravesar la puerta, y lo segundo, es que aunque Jesús no estaba presente, o al menos eso creía Tomás, cuando Tomás dudó de la resurrección de Jesús, Jesús se dirige a Tomás, y responde exactamente a lo que Tomás había dicho, por lo que ante una muestra tan abrumadora de la divinidad de Jesús, Tomás no tiene más remedio que adorarlo, mostrando esa admiración y reverencia hacia el Cristo resucitado.
 
Otro ejemplo claro de la admiración y reverencia como manifestación de la adoración, la podemos ver en boca del rey David en el Salmo 139:14
 
14Te alabaré,  porque formidables y maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien.”
 
¿A quién con un poco de sensibilidad espiritual no le produce un sentimiento de admiración y reverencia hacia Dios cuando ve un bello amanecer o atardecer?
 
La verdad es que yo me quedo maravillado y asombrado como el rey David, cuando por ejemplo, veo la extrema belleza de las auroras boreales, o la inmensidad de las galaxias, y no tengo más remedio que sentir en mi corazón una profunda reverencia hacia Dios, porque las obras de sus manos me hace ver su grandeza y mi pequeñez.
 
Ante tal grandeza, y belleza, me quedo sin palabras, y aunque a veces solo sea de corazón, no tengo más remedio que postrarme ante Dios.
Este sentimiento de admiración, asombro y reverencia, son una expresión de la adoración que sentimos hacia Dios.
 
3º.- La adoración implica servicio y obediencia
 
La mayoría de las veces que se usan palabras que han traducido por adoración, su sentido original implica servicio y obediencia.
Vamos a ver un ejemplo que se encuentra en el libro del profeta Isaías 6:1,5,8, y solo vamos a leer estos versículos porque en ellos podemos ver la secuencia de acontecimientos que implican la adoración a Dios.
Isaías 6:1, dice:
 
El año en que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.”
 
Aquí, el profeta tiene una revelación y una visión de la gloria de Dios, en los versículos siguientes, hace una descripción de lo que ve, y llegamos al versículo 5 que dice:
 
5 Entonces dije:  
 "¡Ay de mí que soy muerto!, porque siendo hombre inmundo de labios y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos".”
 
Isaías pasa de la admiración por lo que está viendo a un temor reverente, luego está en una actitud de adoración, pero esta adoración no queda ahí, va más allá, y se expresa en el versículo 8 que dice:
 
Después oí la voz del Señor, que decía:  
 --¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?
 Entonces respondí yo:  
 --Heme aquí,  envíame a mí.”
 
Vemos como la adoración no se quedó en una simple admiración y reverencia, sino que Isaías expresó la adoración a través de su disposición a la obediencia y al servicio.
 
Cuando de verdad adoramos al Señor, solo podemos decirle, “heme aquí, envíame a mí”, porque el amor que sentimos hacia Dios, la admiración que nos produce y el sentimiento de reverencia que nos embarga, solo puede llevarnos a la obediencia y al servicio, y si no hay este sentimiento genuino de deseo de obedecerle y servirle, es porque aún no hemos llegado al nivel de la adoración en espíritu y en verdad.
 
Espero que a partir de hoy, tengamos un poco más claro lo que es la adoración a Dios, y lo que implica, para que podamos ir creciendo en nuestra relación con Dios, y podamos de verdad, llegar a adorar a Dios en espíritu y en verdad.
 
Que Dios os bendiga
Miguel García

Pastor e hijo de pastor. Miguel es un hijo de emigrantes españoles, nacido en la ciudad suiza de Ginebra, en el año 1965. Sus padres, José y Carmen, abrazaron la fe en aquel país, y criaron a sus cuatro hijos varones (José, Emilio, Miguel y Benjamín), en el evangelio.

Miguel siguió desde muy joven las pisadas de su padre en el ministerio pastoral. Junto con sus hermanos, colaboró en las labores pastorales de las varias iglesias que pastoreó su padre. En 1989, Miguel fue ordenado como ministro. Desde ese mismo año, y hasta 1993, sirvió como copastor junto a su padre en la iglesia de Puerto de Sagunto, Valencia.

Entre 1997 y 2001 colaboró también con ciertas organizaciones llevando literatura cristiana en su coche a diferentes   ciudades árabes.

Miguel ha mostrada un deseo incansable de servir en la obra del Señor; esa es su pasión, ese es el motivo por el que vive. Todo lo demás: carrera, éxito laboral, solvencia económica, reconocimiento humano; todo lo ha  supeditado a su deseo ferviente y sacrificado de servir al Señor. Junto con su esposa Juani y su hija Damaris, han servido al Señor en Cartagena; también en Antequera; y como pastores de la Iglesia Cristiana Evangélica Apostólica, del movimiento del apóstol Daniel del Vecchio, en Torremolinos, Málaga. Actualmente están dedicados a fundar una iglesia en su propia casa, en Cartagena, y colabora con una emisora de radio cristiana en Murcia, llamada Radio Vida, realizando un programa semanal llamado REFLEXIONES, que es la fuente de inspiración para este libro.

Miguel, es tanto un hombre de la mente, como del Espíritu. El Señor le ha dado una capacidad intelectual extraordinaria. Es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia; por la misma universidad obtuvo el título de haber realizado el Curso de Aptitud Pedagógica. El Señor le ha dado dones en el área de la enseñanza, tanto de materias académicas, como de las Sagradas Escrituras.

Miguel ha usado sus dones para hacer una apología lógica y racional, a la vez que compasiva y práctica, de temas actuales y relevantes para el creyente en medio de la sociedad actual. El deseo del autor es ver a los creyentes caminar en rectitud y obediencia a la enseñanza de la Palabra de Dios. Al igual que su padre, Miguel, es un amante de la verdad de la Palabra de Dios y de sus principios eternos. Al igual que Esdras, el autor se ha propuesto inquirir en la ley del Señor, aplicar sus principios a su propia vida, y enseñarlos al pueblo de Dios (Esdras 7:10). Al igual que el apóstol Judas, Miguel se ha empeñado en contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos (Judas 3). Miguel habla y enseña con convicción, con sencillez y claridad.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.