Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Lunes, 26 Noviembre 2012 21:23

Entre La Adoración y La Guerra

  • El nos hizo reyes y sacerdote para Dios el Padre.
Escrito por

Que hermoso que es estar en la presencia de Dios, ser un adorador es lo más alto que le puede pasar a un hijo de Dios, hay una gracia, una ternura y sensibilidad que el Señor trae como consecuencia de estar con El.

 Por otro lado la Palabra de Dios dice que el Padre busca adoradores que le adoren en espíritu y verdad (Juan 4:23). Que el Señor nos encuentre siempre a sus pies, porque estando a sus pies el nos capacita para que le sirvamos con eficacia en todo lo que nos viniere a la mano para hacer ( Eclesiates 9:19).

Reflexionando a cerca de la guerra espiritual ya que es una esfera que como hijos de Dios tenemos que incursionar, por que la Biblia dice, que nuestra lucha no es contra carne y sangre sino contra los gobernadores de las tinieblas en las regiones celestiales (Efesios 6:12). Sabemos que todo se produce primero en lo espiritual y después se ve en lo natural, las batallas en Dios se ganan primero en la esfera espiritual y luego los resultados se ven en lo natural.

Alguien dijo una vez que sí abriéramos los ojos del espíritu y se nos concediera ver el mundo espiritual nos quedaríamos sorprendidos de lo que veríamos.

Sabemos que hay muchas sectas oculistas que entran en esa esfera, funcionan en ese mundo espiritual, pero nosotros los hijos de Dios podemos incursionar por allí, sólo de la mano del Espíritu de Dios. Tenemos que andar con mucho cuidado porque esa es una esfera que nosotros no manejamos y como en ningún otro lugar se cumple lo que dice la Palabra de Dios "Satanás se disfraza de ángel de luz" (2da. Corintios 11:14).

Personalmente me preocupa ver a hermanos que se entusiasman y entran en esa lucha espiritual y siempre peleando con el Diablo, todo lo que hacen y dicen tienen un tinte de rareza, como que sus espíritus en algún lugar se han manchado con cosas que no son de Dios.

Cuando analizamos a los soldados que se preparan para la guerra en su formación, pasan por procesos que los dotan de una cierta dureza e insensibilidad, porque supuestamente un buen soldado debe ser fuerte, duro, y que no se amilane ante nada, para poder pelear con éxito las batallas en favor del ejército al cual pertenecen.
A diferencia de los soldados del ejército de Dios, que somos llamados a pelear las batallas espirituales en favor del reino de Dios, somos dotados de capacidades diferente.

Yo he notado en muchas oportunidades, que estando en la Presencia de Dios adorando quebrantado en su presencia, junto con el Pueblo de Dios, en un determinado momento el Espíritu, nos ha levantado con una fuerza inusual, llevandonos a entrar en la esfera del espíritu y pelear las batallas del Señor. Proclamando y declarando cosas que despues las vemos materializandose en el mundo natural.

El Señor me ha hecho ver que antes de la guerra espiritual siempre debe haber adoración y quebranto de corazón, porque es de la única manera que podemos entrar en la esfera de la guerra espiritual por los carriles correctos.

Los guerreros del Señor tienen una doble característica, por un lado tiernos sensibles, quebrados  (caracteristica que da el estar con el Señor) y por otro fuertes, poderosos en la batalla. Esta doblé características solo se da en Dios.

Por ejemplo el Señor hablandoles a los discípulos sobre las persecuciones venidera, les dice (Mt. 10:16) que los enviaba como ovejas en medio de lobos, pero debían ser prudentes como serpiente (astuto dice otra versión) y sencillos como paloma. Aquí vemos la doble característica funcionando en equilibrio.

También vemos en Apocalipsis 1:6 donde el apóstol Juan menciona lo que Jesús hizo en favor nuestro: Nos hizo reyes y sacerdotes para Dios el Padre, aquí vemos otra vez la doble característica. Reyes (los reyes en la antigüedad eran los que sacaban a sus pueblos a la guerra) y sacerdotes ( son lo que ministran en la presencia de Dios).

Hay un hombre en las Escrituras que encarna perfectamente esa doblé característica y es David. Era el hijo más pequeño de Isai ( 1ra Samuel 16:11) el cuidaba las ovejas de su padre, por lo tanto pasaba mucho tiempo en soledad en el campo, en esas circunstancia comenzó a buscar a Dios y desarrollo una relación personal con El y entiendo que se convirtió en un enamorado del Señor, fue un adorador, dicen los estudiosos de la historia que David tenía tanta pasión por Dios que gran parte de su tiempo lo dedicaba a inventar nuevos instrumentos para alabar a Dios. Pero a la vez aprendió el arte de pelear contra todos los enemigos que se levantaban en el campo contra el.(1raSamuel 17:34-36) llámese León u Oso el los mataba, yo me pregunto puede un hombre matar con sus manos un León o un oso? Menos un jovencito como David en ese tiempo, pero Dios le daba la valentía y esa fuerza descomunal para hacerlo.

Y así vemos toda la vida de David matizando entre la adoración y la guerra, lo vemos en la etapa que era perseguido por Saúl y luego cuando ya fue rey, Dios dando testimonio en las Escrituras que era un hombre conforme al corazón de Dios.

¿Queremos ser guerreros valientes? Primero seremos adoradores y luego por estar de continuo en la presencia de Dios aprenderemos el arte de la guerra espiritual, que no es otra cosa que el Señor peleando por su pueblo. No es con nuestra fuerza sino con su Espiritu, dice el Señor, en varias oportunidades vemos que Dios le dice a su pueblo, no es vuestra la guerra, la guerra siempre le pertenece a Dios, nosotros somos solo colaboradores, El nos tiene que llevar de su mano, es la única manera en que podemos entrar en ese ámbito sin ser contaminados.
Dios te bendiga.

 

Ernesto Lozano

Ernesto Joaquín Lozano Quinteros.

Pastor y comunicador cristiano. Argentino, naturalizado español, con más de 30 años en el ministerio, pastoreando varias congregaciones en Argentina y desde Marzo del 1997, radicado en España, uniéndose al Ministerio A Los Pies del Rey desde Enero del 2011, compartiendo el ministerio pastoral de la Iglesia Nuevo Nacimiento en Murcia y Levántate y Resplandece en la Ciudad de Águilas, Murcia. Conduce actualmente varios programas en Radio y Television Vida: Historias Para Contar, Todos Somos Familia, y Más Allá De Nosotros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « La Buena Parte Dias de Fiesta »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.