Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Domingo, 11 Noviembre 2012 08:00

El Fuego Del Primer Amor

  • El mensaje a la Iglesia de Efeso, es muy actual.
Escrito por

Apocalipsis 2:1-11 La Iglesia de Éfeso según dicen los historiadores en el momento de recibir esta carta de parte de Dios, era una Iglesia numerosa, pujante, rica en obras

 produciendo una gran influencia en la ciudad donde se encontraba. Pero el Señor no estaba contento con ella, reclama en la carta el hecho de que había perdido su primer amor (vs. 4 y 5) "Por tanto recuerda de donde has caído, arrepiéntete, has las primeras obras, sino vendré pronto a ti y quitare tu candelero de su lugar", dicho en otras palabras, la quitaría de su presencia.

El Señor se presenta al principio de la carta (vs.1) como el que habita en medio de los siete candeleros, los candeleros eran las iglesias, la posición de la Iglesia es que estaban delante del Señor, esa es la posición que la iglesia perdería. Por lo tanto era una palabra de exhortación durisima, se ve que al Señor no le interesa las obras que la iglesia pueda realizar, por más ungidas que sean sí no son el resultado de su enamoramiento del Señor. Las obras de la iglesia de Efeso eran el resultado del enamoramiento del Señor, pero lo que había sucedido es que las obras seguían, pero el enamoramiento se había enfriado. 

Yo me imagino los comienzos de esta Iglesia y sería como lo es el comienzo de la mayoría de las congregaciones, dos o tres hermanitos juntándose a orar, buscando al Señor de todo corazón, ayunado deseando la manifestación milagrosa, poderosa del Señor, una pasión un enamoramiento por su Señor, que no median tiempo ni esfuerzo, por estar a los pies del amado, y El no hizo esperar tanta pasión y comenzó a manifestarse, la Iglesia empezó a crecer, las obras como resultado del obrar del Espíritu Santo comenzaron suceder, a tal punto crecieron en las obras que su trabajo era arduo, (vs. 2) tan arduo, que ya no había tiempo como al principio para estar a los pies del amado, y el apasionamiento se comenzó a enfriar. Al final las Obras que vinieron como consecuencia de la relación, comenzaron a ocupar el lugar de ella.

El Espíritu me hizo entender que esto es lo que ha pasado a través de la historia de los avivamientos y moveres del Espíritu, es por eso que duran tan poco. Todas las obras que vienen como resultado de la relación con Dios, son las que al final atentan contra ella y cuando se pierde la relación, Dios se aparta o mejor dicho quita el candelero de su lugar. 

Entiendo que el primer amor como tal es limitado, porque se produce en el comienzo de una relación (hablando de la relación entre un hombre y una mujer). Es necesario que el amor crezca y esto se produce con el tiempo. Y creo que en nuestra relación con Dios somos llamados a crecer en el amor. Por lo tanto entiendo que lo que Dios esta reclamándole a la Iglesia de Efeso no es el primer amor como tal sino un aspecto del primer amor que es el apasionamiento, este no conoce de límite de tiempo ni lugar, los jóvenes cuando se enamoran quieren estar todo el tiempo posible con su amada y no les importa hacer los sacrificios que haga falta para estar juntos.

Recuerdo que yo nací espiritualmente en Argentina en una Iglesia que estaba experimentando un avivamiento, teníamos cultos todos los días duraban más de cuatro horas, los hermanos recorrían distancias enormes para estar en las reuniones, nadie nos queríamos perder nada. Pero poco a poco la cosa se fue enfriando, se empezó a pensar que eran mucho las reuniones por semana, se fueron quitando primero una, luego dos, y así sucesivamente hasta que quedaron sólo dos, veo que este es el proceso que se experimenta, cuando se pierde el fuego del primer amor.

Es por eso que entiendo que la Iglesia es llamada a estar a los pies del amado y nunca debe dejar ese lugar por más éxito que se tenga. ¡Cuidado! El éxito es el que enfría la pasión.
Dios quiere que crezcamos en el amor y que no se pierda la pasión, y para ello no debemos dejar de estar a los pies del amado, mientras estemos allí tendremos la claridad de que todo es de El, por El y para El. habrá la suficiente humildad para reconocer que sin El no somos nada, y que no podemos hacer nada que valga la pena, por más éxito que se tenga. Cuando se deja ese lugar de humillación empezamos a pensar sin decirlo de que el éxito que estamos teniendo es nuestro ya no necesitamos tanto del Señor, y es allí donde se pierde la pasión. Y eso es algo que el Señor no lo puede aceptar.

Si queremos un avivamiento permanente, hay un lugar que debemos buscar y nunca perder, estar como congregacion a los pies del amado. Dios te bendiga.
 
 

Ernesto Lozano

Ernesto Joaquín Lozano Quinteros.

Pastor y comunicador cristiano. Argentino, naturalizado español, con más de 30 años en el ministerio, pastoreando varias congregaciones en Argentina y desde Marzo del 1997, radicado en España, uniéndose al Ministerio A Los Pies del Rey desde Enero del 2011, compartiendo el ministerio pastoral de la Iglesia Nuevo Nacimiento en Murcia y Levántate y Resplandece en la Ciudad de Águilas, Murcia. Conduce actualmente varios programas en Radio y Television Vida: Historias Para Contar, Todos Somos Familia, y Más Allá De Nosotros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.