Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Domingo, 18 Marzo 2018 14:30

Quién robó el cadáver de Chaplin y dónde está ahora

  • El artista protagonizó un sainete que podría haber sido escrito por él mismo, pero fue real
Escrito por Radio Televisión Vida

Podría ser una escena de una película de terror de serie B, pero ocurrió en la madrugada del 1 de marzo de 1978, hace 40 años, en el cementerio de Corsier-sur-Vevey (Suiza). Tras horas de búsqueda en la oscuridad bajo la lluvia (que caía en horizontal por las fuertes rachas de viento), los dos hombres dieron con su objetivo: una lápida blanca que destacaba entre las más de 400 anónimas con la siguiente inscripción, “Charles Chaplin 1889-1977”.

A continuación, los dos hombres pasaron un par de horas cavando la tierra aún fresca (Chaplin había sido enterrado el 27 de diciembre de 1977, dos días después de su muerte), cargaron el ataúd en su furgoneta y huyeron sin ni siquiera molestarse en rellenar el hueco: los profanadores dejaron la montaña de tierra al lado del agujero para que la policía lo descubriese a la mañana siguiente. Esta invasión de los ladrones de cuerpos se acabaría convirtiendo en un thriller primero y en una comedia de enredo después.

Durante diez semanas, la policía suiza y la Interpol apenas encontraron pistas más allá de un par de llamadas anónimas en las cuales varios bromistas aseguraban tener en su poder el ataúd. Algunas de esas llamadas impostoras iban más allá y amenazaban las vidas de los hijos de Charles Chaplin. Uno de sus vástagos (tuvo nada menos que once), Eugene, recuerda que nadie reía en aquella casa porque unos meses antes un político italiano Aldo Moro había sido secuestrado y asesinado. “El ambiente era horrible, todo el mundo estaba muy nervioso; los terroristas que mataron a Moro también habían asesinado a su chófer de modo que nuestro conductor sudaba como un loco. Fue un suceso horrendo, especialmente en un país como Suiza, donde las cosas siempre son muy tranquilas”.

La nación más neutral de Europa vio su apacible existencia sacudida por un crimen tan macabro que, durante esas diez semanas sin noticias, el mundo quiso encontrarle un sentido perverso, místico o político al suceso. Porque eso de las fake news no es un invento del siglo XXI.

Se habló de que el robo había sido perpetrado por antisemitas, contrarios a que Chaplin (quien, según ciertos rumores de la época, era judío) yaciese en un cementerio anglicano. Otros aseguraban que los autores eran nazis, enfurecidos por la parodia de Adolf Hitler que Chaplin inmortalizó en El gran dictador y que se hizo casi tan famosa como el propio dictador alemán. También circuló la teoría de que unos admiradores del artista habían exhumado el cadáver para darle sepultura en Inglaterra, su país de origen.

Pero la realidad, por una vez, no superó a la ficción y la resolución del crimen acabó siendo mucho más vulgar, mundana y delirante que cualquier fascinante teoría de la conspiración. Los tipos que perpetraron el robo del ataúd resultaron ser dos ladrones de poca monta, tan inexpertos y desesperados que primero pidieron un rescate y luego se pusieron a regatear el precio.

Los ladrones sonaban nerviosos y ponían voces cada vez que llamaban a la residencia Chaplin (un castillo en la región de Laussane, cerca del cementerio) y le proponían al mayordomo, un señor impertérrito llamado Giuliano Canese, un precio distinto a cambio del ataúd.

Primero pidieron 600.000 francos suizos (poco más de medio millón de euros). La viuda de Charles Chaplin, Oona (con la que tuvo ocho hijos, era la hija del dramaturgo americano Eugene O'Neill), se negó a ceder y declaró que su marido “habría encontrado toda esta situación ridícula”. Entonces los secuestradores probaron con un cambio de moneda, no fuera a ser quizá que el problema fuese la divisa, y pidieron 600.000 dólares americanos (485.000 euros).

La respuesta seguía siendo no. ¿Y qué tal 500.000 dólares? Nada. La matriarca de los Chaplin siguió dándoles largas hasta que bajaron su precio a 100.000 dólares (80.000 euros) y entonces aceptó, pero solo para tenderles una trampa y que la policía les detuviera: nunca había tenido la menor intención de darles ni un dólar. Las autoridades acordaron el traspaso de un maletín con 100.000 dólares, tal y como ellos habían exigido, entregado personalmente por el mayordomo de la familia. Un policía suizo se hizo pasar por el mayordomo y condujo el Rolls Royce hacia el lugar de la entrega con tan mala suerte que el cartero del pueblo, al ver a un hombre desconocido conduciendo el automóvil de los Chaplin, se puso a seguirle. La policía detuvo por error al cartero y la misión fue abortada.

Pero los ladrones no se rendían y concretaron, con asombrosa precisión, que llamarían una vez más a la residencia Chaplin para renegociar el rescate el 17 de mayo a las 9:30 de la mañana. La policía desplegó una operación de vigilancia sobre más de 200 cabinas telefónicas de Laussane y así pudo detener a Roman Wardos, un polaco de 24 años, y posteriormente a su cómplice Gantscho Ganev, un búlgaro de 38.

Estos dos mecánicos confesaron que, apurados por su precaria situación económica, le habían estado dando vueltas a la idea de cometer un crimen que solucionase sus problemas sin usar la violencia. Y cuando un día estaban leyendo el periódico, se encontraron con la noticia de que alguien había robado un cadáver en Italia y había pedido un rescate a cambio de devolverlo. Y de ahí cogieron la idea: robarían el cadáver de Chaplin. Donde cualquier otra persona vería un suceso escalofriante, Wardos y Ganev vieron una oportunidad de forrarse.

Wardos, el cerebro (es una forma de llamarlo) de la operación, fue condenado a cuatro años y medio de trabajos forzados y Ganev, el músculo, a 18 meses. Ambos enviaron una nota de disculpa a Oona Chaplin, quien les perdonó sin darle más vueltas al asunto. Y cuando la mujer de uno de ellos (“del más majo”, según recuerda Eugene Chaplin) también escribió una carta disculpándose, la viuda respondió: “Mira, que ya os he perdonado”.

Las estrellas de Hollywood, los genios del arte y los iconos culturales (y Charles Chaplin era las tres cosas a la vez) nunca dejan de generar historias sobre su vida, ni siquiera después de su muerte. Sin embargo, Chaplin es el único que, literalmente, protagonizó un espectáculo después de muerto. Un sainete que podía perfectamente haber sido escrito por él mismo: el peligro absurdo, la comedia que nace de la amargura, la pobreza que lleva a sus víctimas a cometer disparates miserables y, por encima de todo, la reescritura de los valores culturales: esa frase tan tópica de “descanse en paz” se transformó, en este caso, en una comedia esperpéntica.

Tanto, que hace cuatro años el francés Xavier Beauvois dirigió El precio de la fama, una comedia que relataba el suceso con las herramientas que habría utilizado el propio Chaplin: humor físico durante la profanación, protagonistas vagabundos con tendencia a meterse en líos y descacharrantes malentendidos cuando los secuestradores se dieron cuenta de que docenas de anónimos estaban llamando a la familia Chaplin para pedir rescates. Como le ocurría siempre al mítico álter ego de Charlot, “el vagabundo”, los desgraciados no valían ni para el crimen. Eugene Chaplin aparecía en la película interpretando al dueño de un circo: “Hicimos esta comedia para que el mundo conociera lo loca que fue aquella historia”.

Pero no se levanten de sus asientos todavía, porque aún queda la resolución final: ¿dónde demonios estaba el cadáver? Los ladrones solo recordaban que lo habían enterrado “en un campo de maíz”. La lluvia había hecho que las plantas crecieran profusamente y, tras varios días de búsqueda, la policía lo encontró en un labrantío de trigo a un kilómetro de la mansión de los Chaplin.

Un paisaje tan hermoso que la propia viuda exclamó que, en cierto modo, era una pena sacarlo de ahí. Sin embargo, lo sacaron. En vez de dejarle toda la eternidad dando "amarillo a la genista" como cantaba Serrat en Mediterráneo, optaron por sepultarle en su lápida original y cubrirlo con hormigón, cual féretro maldito, en vez de con tierra.

El agricultor, por su parte, se mostró furioso por el sacrilegio perpetrado en sus terrenos, pero después acabaría instalando una placa conmemorativa: “Aquí descansó Charles Chaplin. Brevemente”.


FUENTE: elpais.com (18-03-2018)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.