Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Jueves, 23 Mayo 2019 16:00

Amor Que Transforma

Escrito por
Había en una escuela un muchacho tan indisciplinado que el maestro, después de haberle aconsejado  y castigado muchas veces sin resultado, tuvo que, finalmente, expulsarlo.
 
Al día siguiente, acudió la madre del muchacho a suplicar al maestro que lo admitiera de nuevo:
-    Me es imposible – contestó este- Su mal ejemplo hace malos a los otros niños. No puedo permitir que vuelva.
-    Pero, señor, ¿qué será de él? Si usted no lo readmite irá de mal en peor y será un miserable. ¡Tenga compasión de esta pobre madre!
 
Ante los ruegos insistentes de la triste mujer, el maestro se conmovió. Sin embargo, sabía que la readmisión del muchacho malo volvería a ser causa de disgustos y malos ejemplos, lo cual él no podía consentir. Finalmente, una idea le vino a la mente.
-    Si yo vuelvo  a admitir al niño - dijo dirigiéndose a los demás muchachos- ¿Hay alguien entre ustedes que quiera ser su fiador?
 
Después de unos minutos de silencio en que sólo se oían los sollozos  de la madre, se oyó una vocecita:
-  Yo, señor.
-  ¿Tu, Tomás? – Preguntó el maestro. ¿Sabes qué es ser fiador de tu compañero?
-  Sí, señor, que si él se porta mal, yo sufriré el castigo.
-  ¿Y estás dispuesto a ello?
-  Sí, señor.
-  Bien, pues que se  siente a tu lado el muchacho.
La madre se fue y el incorregible muchacho se sentó a lado de su fiador.
 
Ese día no hubo castigo para  Tomás, ni tampoco al día siguiente. Después de aquel momento un cambio maravilloso se operó en el muchacho mayor, siendo su conducta cada vez más satisfactoria.  Consideraba como cuestión de honor que su pequeño fiador no fuese castigado por culpa de él, y lo que ni las amonestaciones y castigos del maestro ni las lágrimas de la madre habían podido lograr fue conseguido por la actitud de su pequeño compañero.
 
Con el tiempo el muchacho llegó a ser ayudante en la escuela y más tarde misionero en el África, donde pasó el resto de su vida hablando de aquel otro Fiador que llevó el castigo de nuestros pecados,  cuyo amor y sacrificio es el único móvil capaz de transformar nuestras vidas.
 
No son pocos los casos de niños, y aún personas adultas, que cambian su comportamiento cuando son tratados con amor. En este caso, el muchacho que tenía un comportamiento problemático, vio cómo había alguien dispuesto a sacrificarse para que él tuviera nuevamente la oportunidad de asistir a  la escuela.
 
¿No te ha pasado que cuando alguien te ama te esfuerzas por ser mejor cada día y procuras no decepcionarlo?
 
Ese mismo debe ser nuestro comportamiento hacia Dios, quien por amor a nosotros mandó a su Único Hijo para que asumiera las consecuencias de nuestras faltas y transgresiones y muriera en una cruz por amor. Él siendo inocente se encargó de pagar nuestras culpas.
 
“En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados” 1 Juan 4:10  (NTV)
 
Si realmente hemos entendido el mensaje de amor de Dios, procuraremos no sólo retribuirle su amor siendo buenos hijos suyos, sino que haremos lo mismo por los demás, demostrándoles con nuestros actos que los amamos más allá de sus defectos e imperfecciones.
 
El amor puede mucho más que las reprensiones o los castigos y prueba de ellos son los millones de personas que cambiaron al experimentar el amor de Dios y del prójimo.
 
El amor es uno de los instrumentos más poderosos que tenemos para transformar la vida de los demás. ¡No esperes más, ve y ama como Jesús nos enseñó!
 
Ana María Frege Issa
 
Fuente: CVCLAVOZ
Más en esta categoría: « La Oración De Fe ¿A Dónde Conduce? »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.