Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Lunes, 10 Julio 2017 17:55

¡Acuérdate Del Pato!

Escrito por
"El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia".
Proverbios 28:13

 
Cuenta una historia que cierto niño visitó a sus abuelos en la granja, y con su 'honda' o gomera practicaba puntería, pero siempre erraba, ¡hasta que vio el pato preferido de la abuela! Creo que ya te imaginas lo que pasó; le tiró y lo mató.
 
Mirando para todos lados, tomó el pato y lo escondió. Pero su hermana, que vio lo que hizo, cuando la abuela le dijo: 'Lucrecia, ayúdame con los platos', respondió: 'mi hermano lo hará'; y hablándole a él al oído, le dijo: '¡acuérdate del pato!'.
 
Al otro día, el abuelo quería llevarlos a pescar, pero como la abuela pidió que Lucrecia se quedara a ayudar, la niña dijo: 'mi hermano se quedará para ayudarte'. Y nuevamente le dijo: '¡acuérdate del pato!'.
 
Y así estuvo días haciendo sus tareas y las de la hermana, hasta que le confesó a la abuela: 'a tu pato favorito yo lo maté y lo escondí'. La abuela le contestó: 'querido, siempre lo supe porque te vi desde la ventana, pero estaba esperando que vengas y lo confieses'.
 
¡Y lo mismo hace Dios! Él sabe todo lo malo que hacemos, pero con infinito amor espera que se lo confesemos, para que podamos vivir libres de las extorsiones del diablo.
 
Quizás en tu vida hay algún 'pato muerto' escondido, habla con Dios, y díle sinceramente: "Señor, sé que todo lo sabes, y te pido perdón por pretender esconder mi pecado. Límpiame con Tu preciosa sangre, y ayúdame a vivir en santidad, y siendo 'verdaderamente libre'. Amén".
 
Cuando venga el diablo a recordarte tus errores y pecados, recuérdale el sacrificio de Jesucristo y díle: 'he confesado, he sido perdonado y limpiado por la poderosa sangre de Cristo, ¡soy libre!'.
  
Señor Jesús: Gracias por lavarme con Tu preciosa sangre y hacerme libre de todos mis pecados. Tu amor es tan grande que padeciste en la cruz para que hoy pueda ser libre y vivir disfrutando Tu presencia. Poderoso y justo eres, amado Salvador. Amén.
 
Fuente: Aliento Cotidiano
Más en esta categoría: « Ante Todo Agradece La Montaña Negra »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.