Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *

Devocionales

Todos los días son diferentes en experiencias, podemos percibir que en algunas ocasiones todo está a nuestro favor y hay otros días que parece que el mundo entero está en nuestra contra, recibimos malos tratos de las personas, perdemos algo valioso, llegamos tarde al trabajo, se nos olvidan las llaves del coche y un sinfín de otros ejemplos.
Una de las muchas historias maravillosas que se registran en la biblia es la de Josué y el muro de Jericó que se relata en el capítulo 6 del libro que lleva el mismo nombre del personaje de este hecho.
“Si declaras abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Pues es por creer en tu corazón que eres declarado justo a los ojos de Dios y es por declarar abiertamente tu fe que eres salvo.” Romanos 10:9-10 (NTV)
En momentos en que sentimos el alma afligida, cuando el corazón duele por una gran pérdida, un desengaño, un fracaso, tendemos a retraernos y damos rienda suelta a pensamientos y emociones negativas, sin darnos cuenta imaginamos situaciones y escenarios irreales, que sólo empeoran nuestro estado de ánimo; pasamos de la tristeza al enojo, del desánimo al cansancio y cuando tomamos conciencia, ya estamos buscando culpables sobre quienes descargar nuestras emociones.
Para quienes disfrutan o practican cualquier deporte, saben que los límites del campo son vitales para desarrollar un juego limpio y justo, esas líneas permiten saber cuándo alguien está infringiendo las reglas.
Conocí un joven que se enamoró profundamente de una extranjera mientras estudiaban en la misma institución. Cuando ella debía regresar a su país, él decidió irse también, dejando su familia, trabajo y todo lo que tenía
Aunque muchos tienen la buena intención de ayudar cuando dan algún consejo, hay que considerar que es mejor estar seguros de que lo que recibimos es conforme a los pensamientos de Dios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.