Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *

Devocionales

Cada día enfrentamos una dura batalla en la que a veces perdemos y otras ganamos, pero a pesar de salir victoriosos en diferentes oportunidades podemos cansarnos, sin sentir deseos o entusiasmo por continuar luchando, nos sentimos frustrados o simplemente sin fuerzas ¿Te ha pasado?
Era la última noche que Jesús pasaba con sus discípulos, por ello quiso impartirles la última enseñanza, sabiendo que su tiempo en la tierra se acortaba.
Hace unas semanas nos trasladamos a nuestra propia casa y en el afán de acomodar nuestras pertenencias iba descubriendo cosas que no usábamos o que incluso resultaban ser basura, pero estaban guardadas, ocupando un espacio en nuestro hogar.
En el proceso de crecimiento comenzamos a adquirir responsabilidades, como estudiar y trabajar. Cuando nos independizamos iniciamos pagando las cuentas de la luz, agua, etc.,  y posteriormente, cuando nos volvemos padres y la responsabilidad crece, nos corresponde sostener nuestro hogar. Seguramente te encuentras en alguna de estas etapas.
-    Todo va en mi contra - dijo un hombre a Lutero. Ninguno de mis deseos se cumple; mis planes nunca se realizan.
“Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.” (Salmos 34:4-6 RV60)
“Por último, todos deben ser de un mismo parecer. Tengan compasión unos de otros. Ámense como hermanos y hermanas. Sean de buen corazón y mantengan una actitud humilde.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.