Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *

Devocionales

Cuando celebramos un acontecimiento como un cumpleaños, matrimonio, baby shower, etc., generalmente llevamos un presente para los festejados; mientras más sea grande sea el aprecio por ellos, más difícil  será elegir el regalo porque generalmente nos preocupamos para que sea algo que le guste, útil o sobresalga del resto.
El mensaje a la iglesia de la Odisea que está registrado en el libro de Apocalipsis capítulo 3, describe una iglesia que enfrenta serios problemas,
“… ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.” Mateo 12:29 (NTV)
Enfocarnos en ver sólo lo negativo y en lo que nos falta, no nos permite valorar lo bueno que poseemos. 
El joven Samuel servía en el templo ayudando al sacerdote Elí (1 Samuel 3) y una noche mientras dormía oyó una voz que lo llamaba. Rápidamente se levantó y fue ante Elí, para saber por qué lo estaba llamando, pero el sacerdote le dijo que no lo había hecho.  Samuel nuevamente se fue a acostar y sucedió lo mismo, entonces Elí le dijo:
Había una mujer que tenía un esposo muy gruñón y oraba a Dios pidiendo que lo cambiara, que sea manso con ella. Pero nada pasaba, hasta que un día Dios habló a su corazón diciendo: “¿por qué no oras por tu esposo para que primero me conozca? Así yo transformaría su corazón.
Muchas veces cometemos el error de medir el pecado por la gravedad del asunto, pero debemos saber que delante de Dios no hay diferencias sino consecuencias. Puede que algunos pecados pasen desapercibidos para el hombre, pero no así para Dios; porque tanto el mentiroso, como el asesino y el homosexual están en la misma línea o como alguien dijo: “en el mismo bote”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.