Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *

Devocionales

¿Te sientes impotente porque no puedes hacer nada frente a la dificultad que tienes? ¿No pudiste alcanzar las metas que te propusiste? ¿No estás recibiendo los frutos de tu esfuerzo? Es posible que esté faltando un aspecto muy importante en tu vida para recibir lo que estás esperando.
“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” Filipenses 2:3-5.
Algunas personas, generalmente los hombres, se hacen admiradores de un jugador de fútbol que suele destacar por su destreza al manejar el balón o por ser quien marca los goles.
Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad… (2:3).
Lectura: Filipenses 1:27–2:4
Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.  Génesis 22:2 (RVR)
Si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas sobre los impuros, santifican para la purificación de la carne,¡cuánto más la sangre de Cristo, que por medio del Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará de obras muertas nuestra conciencia, para que sirvamos al Dios vivo! - Hebreos 9:13-14 (9:11-15)
"Oh Dios, no guardes silencio; no calles, oh Dios, ni te estés quieto.” - Salmo 83:1
Página 1 de 136

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.